miércoles, 27 de junio de 2012

Dibujar del natural -Michel Peissel

Durante el viaje por una parte de la India en la que descendí a lo largo de varias jornadas el valle de Zanskar ,una compañera de viaje ,al verme dibujar ,me comentó lo dicho por Michel Peissel acerca del dibujo y la pintura .Este explorador y escritor fue uno de los primeros occidentales en entrar en el reino de Mustang y los valles de Zanskar y Ladakh y la persona que los dio a conocer .

Valle de Zanskar

Peissel ,años después de haber iniciado sus viajes ,comenzó a hacer acuarelas de los paisajes que iba descubriendo .El explorador debió de decir más o menos la siguiente frase  : "Hasta que una persona no pinta un paisaje a la acuarela no llega a conocerlo de un modo verdadero " .
  Tal vez suena exagerado .
 Valle de Zanskar

Lo cierto es que el proceso de observación ,la concentración y el estado emocional (más bien ausente) que exige dibujar un paisaje hace que se interioricen los lugares de un modo diferente  .
Narsaq-Groenlandia

.Creo que al dibujar del natural se activan y agudizan ciertas capacidades de observación y análisis visual .Se trata de una experiencia física y un proceso de aprendizaje del oficio ,de la labor de dibujar y pintar, en el que continuamente se va avanzando (y que cada persona vivirá de un modo diferente ) .Dibujar ,pintar del natural no es trazar en papel lo que uno observa ,si no interpretarlo y representarlo ,cosa para lo que se requiere un proceso físico e intelectual .



2 comentarios:

Laura dijo...

Completamente de acuerdo. Es toda una experiencia y cuando la pruebas ya no puedes viajar a ningún sitio sin llevar una libreta y un lápiz (al menos en mi caso).

Felicidades por la entrada. Lo narras de maravilla.

Manu Ortega dijo...

Suscribo todo lo que dices, Mikel. A mí me pasó que a pesar de haber dibujado mucho con modelos durante la carrera, casi nunca lo había hecho con paisajes. Al hacerlo me descubrí esquizofrénico, o bipolar, o no sé cómo decirlo, se me hizo consciente a la hora de dibujar lo separada que tenía la parte creativa (la parte con la que me invento como quiero que sea la realidad) de la observadora (la parte con la que analizo como es esa realidad ajena a mí). El proceso fue muy rico porque fue totalmente consciente, de cómo al final fui combinando ambas partes. De todos modos hace mucho que no salgo por ahí con mi cuaderno de apuntes, viéndo tus ilustraciones me vuelven a entrar las ganas.Un abrazo!